Opositando, que es gerundio.

Imagen

Lo de preparar oposiciones es un tema curioso al que le sucede como a muchos otros temas en este país: todos hablan de ello pero muy pocos saben realmente qué significa.

El Diccionario de la Real Academia Española define al “opositor, ra” como:

  1. Persona que se opone a otra en cualquier materia.
  2. Aspirante a una cátedra, empleo, cargo o destino que se ha de proveer por oposición o concurso.
  3. En política, partidario de la oposición.

En el contexto que nos ocupa, el significado al que me refiero es el del número 2. O lo que es lo mismo (y ahora con mis palabras): persona que, tras una enajenación mental transitoria, decide cambiar unos años de su vida y de su familia por un puesto fijo en la Administración Pública. 

Imagen

Todo comienza por una decisión que nos cambiará la vida: primero, en nuestro perjuicio, y después, siempre, en nuestro beneficio. Y no, no existe ninguna oposición de la que no obtengamos ningún beneficio. Incluso si no llegamos a aprobarla. Porque, como mínimo, llegaremos a conocernos a nosotros mismos mejor de lo que nunca habríamos podido hacerlo si hubiéramos escogido otro camino y, sólo por eso, merece la pena arriesgarse, como bien decían los griegos.

Imagen

Una vez embarcados en el proyecto que hayamos decidido, por mucho que nos hayan advertido, el camino se hace duro. Más de lo que pensábamos y muchísimo más de lo que creíamos. He aquí la diferencia entre el que sabe lo que es y el que se entera de una oposición. Sólo el que adquiere la condición de opositor tiene potestad para opinar sobre su significado.

Por eso, y como son frecuentes las caras de “ah, sí, sí” cuando digo a lo que me dedico, he decidido dedicarle una entrada a todos aquellos que, como yo, son OPOSITORES.

 

El primer requisito para poder ser un verdadero opositor es tener cierto punto de locura. Sí, tal cual. Ya sé que se nos exige imparcialidad, cordura y ejemplaridad pero, para intentarlo sólamente, hay que estar muy loco. Y los que te rodean, ser un poquito inconscientes. Veréis por qué.

 

ImagenSuelo decir en tono de broma que, cuando en una familia alguien decide opositar, es como si en la misma hubiera caído otra desgracia cualquiera. La persona que decidió empezar a opositar fui yo solita, pero en mi oposición están luchando conmigo muchas personas aparte de mí que, sin intervenir en mi decisión, están apechugando con sus consecuencias: padres, hermanos, abuelos, amigos, novios…

De repente, sus rutinas giran en torno a la mía. El horario del desayuno, la parada a media mañana, la hora del almuerzo y la cena, los martes y los viernes (o los lunes y los jueves), el día libre y todo lo que esto conlleva pasa a ser parte de sus vidas también. Sufren con nosotros y aunque ellos no hayan entrado, también salen del preparador con nosotros. Nos escuchan, nos apoyan y nos animan, aunque no sepamos hablar de otra cosa o nos hayamos quedado mudos, depende del día. No están estudiando con nosotros, pero a veces parece que, si pudieran, lo harían. Son geniales. Y esenciales.Imagen

 

Esto es una auténtica cura de humildad. Todo opositor empieza su particular aventura
pensando que estará muy solo y, sin embargo, acaba dándose cuenta de que solo, lo que se dice solo, no habría podido ni empezar el tema 1.

Para que una persona pueda estar dedicada en cuerpo y alma al estudio, el director de logística ha de ser realmente bueno. Normalmente, los padres. Pero también pueden ser nuestros tíos, o nuestros compañeros de piso. Ellos nos van desenrollando la alfombra a nuestro paso para que sólo tengamos que llegar, la mayoría de las veces, y sentarnos.

ImagenTambién tengo que reconocer que me equivoqué. Pensé que este mundillo estaría lleno de competitividad y, sin embargo, he conocido a unas personas excepcionales que sé que seguirán conmigo cuando hayamos conseguido nuestros objetivos. Puede que sea por aquello de que las circunstancias unen, o porque se conviertan en unos de los pocos que pasan a entendernos verdaderamente.

Parece como si aquel momento en que podías elegir qué hacer entre un montón de horas hubiera sido un sueño. O mejor aún, una vida pasada. Nos metemos tanto en nuestra rutina que ya no contamos el tiempo por días, sino por temas. Y la verdad es que yo solía correr y estaba en forma, me encantaba pintar y me pasaba los veranos en el campo con mi caballete o tenía fines de semana. Pero lo peor no es eso. Lo peor es que, en el medio del camino, tampoco ves lo que viene después. Estás en punto muerto. En stand by. Anclado. Viendo la vida pasar, mientras la gente de tu quinta evoluciona y empieza a trabajar, se va a vivir en pareja, se compra su coche…

Imagen

La mayor parte de la gente piensa que las oposiciones son estudiar, estudiar y estudiar. Pero la verdad es que no es así. O no sólo. A mí lo que menos trabajo me cuesta es estudiar, aunque sean 12 horas al día. Lo que más trabajo cuesta y lo que peor llevo es que esas 12 horas hay que echarlas todos los días, uno detrás de otro. Menos los sábados.

No es un tirón ni un sprint que luego se acaba y viene el verano. Bueno, viene el verano, y el otoño, y el invierno, y la primavera, pero yo sigo en el mismo sitio: estudiando.  Y no de un modo tranquilo, sino como si siempre fuera tarde. Como si siempre lo hubiera dejado todo para última hora, con lo que yo odiaba eso en la facultad. Siempre con el agobio del que no ha Imagenestudiado cuando podía y le ha pillado el toro. Así, todos los días.


Más la presión de no poder
ponerte ni siquiera enfermo. Ni triste. Ni decir que no puedes. Tienes que seguir, porque los objetivos que debes cumplir son siempre los mismos. Da igual lo que haya pasado en esos dos días, aunque sea tu vida.

Y si sales a hacer unas fotocopias, sales con la sensación de haberte fugado de algún sitio. Como si te persiguieran y te fueran a gritar de un momento a otro mientras caminas: ¡eh, tú! ¿Qué haces que no estudias?

También pasa que sales a la calle y siempre acabas diciendo lo mismo: “Sí, aquí estoy, estudiando, para variar. Sí, es duro, pero he salido a despejarme. Bueno, ya vendrán tiempos mejores, sí. ¡Hasta luego!”. Eso si no te preguntan que cuántos temas tiene lo que haces, que cómo te lo estudias o que cuántos te quedan. Y la pregunta del millón: que cuándo te presentas. Imagen

Luego está el tema de tus amigos. Es muy difícil compaginar la vida social que tenías antes de opositar con la no-vida social que te queda cuando estás opositando. Y si tienes una relación ya ni hablemos. Hay muchas personas que no entienden que no tienes tiempo ni para comer o que tus duchas van a acabar siendo un lavado en seco cualquier día de estos, cuánto menos que no puedes estar aquí o allí. Que no es que no quieras, sino que no puedes.

Además, uno mismo también cambia como persona y no te apetecen las mismas cosas. Antes estabas todo el día en casa haciendo “como que” estudiabas, o ibas a la universidad y hacías “como que” atendías, y aún te quedaban ganas de salir y relacionarte. Ahora, como ya no “haces como que” estudias sino que te partes los cuernos memorizando, cuando acaba el día, realmente siempre no tienes ganas de seguir hablando. A lo mejor te apetece estar en silencio. O sola. O con alguien en concreto.Imagen

La oposición te hace egoísta, desde el punto de vista de los demás. Pero a mí me parece que nos vuelve “selectivos“. Tengo que elegir a qué dedico el tiempo que tengo, y obviamente, cuando todo depende de tu capacidad para estudiar, al primero que tienes que cuidar es a ti mismo. Por eso ahora te niegas rotundamente a hacer cosas que antes habrías hecho con un poco de esfuerzo. Porque simplemente no puedes más. Y entonces te paras, sin importarte lo que piensen los demás.

Verás, te sigue importando, pero menos que lo que piensas tú de ti mismo. La oposición te obliga a quererte más de lo que te has querido nunca. Porque o te las sacas tú o no se las saca nadie.

Por todas estas cosas fue por lo que me decidí a hacer un blog. No quería que, un día, en el futuro, al mirar atrás, de estos años de mi vida, sólo pudiera contar lo mucho que estudiaba. Quiero contar que aprendí. Y muchas cosas más que Derecho.

ImagenQuiero contar que aprendí a aceptar mis limitaciones y a pelear mis miedos. A estar sola y conmigo misma. A quererme en mis días buenos y en mis días malos. A asumir que el fracaso es una posibilidad, pero nunca una opción. A reconocer que el mejor regalo que le puedo hacer a alguien es mi tiempo, y por tanto, a valorar el tiempo que los demás invierten en mí también.

Lo bueno de todo esto es que soy mi propia jefa. Que no tengo que aguantar compañeros imbéciles (aunque cuando me pongo tonta, tampoco tengo a quién echarle la culpa). Es el único trabajo del mundo en el que tú eliges el uniforme y puede ser ese pijama de Mickey Mousse.

Lo malo es que, precisamente, hay que tener mucha auto disciplina y tener muy claro el motivo de tu decisión de opositar, para que nada te afecte, en la medida de lo posible.

Es un camino que, como decía al principio, independientemente de que apruebes o de que decidas cambiar de rumbo, te ayuda a conocerte a ti mismo. O mejor dicho, te obliga a conocerte a ti mismo: puede que en este tiempo de presión máxima te des cuenta de que tú no quieres esto, y abandones. Puede que te des cuenta de que esto te llena mucho más de lo que pensaste y de que tus límites estaban más lejos de lo que creías y sigas. Pero, en cualquier caso, acabarás descubriendo tus limites. O que no tienes. Sólo por eso, ya merece pasar la pena por esto.Imagen

Es como un pacto, en el que yo vendo estos años de la vida que podría llevar ahora y no llevo, y tú me das la vida que quiero. Por eso es tan fácil obsesionarse y ver opositores, oposiciones y opo-cosas allá donde vayas.

ImagenY te dicen que desconectes. Como si fueras una máquina. Porque eso es lo que quieren que seas, al fin y al cabo (no hay más que mirar el temario y los criterios de evaluación). Otra cosa ya es re-conectar. A eso aún no le he cogido el truquillo después de una parada, por breve que sea, así que se admiten sugerencias.

En definitiva, se trata de un camino difícil, que exige que des todo lo que tienes y cuando eso se acaba, que te lo inventes, pero que sigas en marcha.

Es un proyecto que requiere valentía y, paradójicamente, ganas de vivir, aunque sea justamente a lo que renunciamos. Porque sólo los sueños nos mantienen vivos hasta que logramos cruzar el río. Eso sí, dicen que desde la otra orilla el paisaje es muy distinto y yo quiero verlo, cueste lo que cueste.

Lo mejor que te puede pasar en la vida es que decidas ir en busca de tus límites, porque entonces, te darás cuenta de que no existen.

Imagen

* Especialmente dedicado a todos mis amigos y amigas opositores y a los que, no siéndolo, me están esperando pacientemente.  A mi preparador y a su mujer,  a mi familia y a mi novio. Sin vosotros no podría estar, ni siquiera, intentándolo. GRACIAS.

Anuncios
Estándar

156 thoughts on “Opositando, que es gerundio.

  1. maria teresa dice:

    Enhorabuena por el post! yo dejé esa etapa atrás hace un par de años pero la he recordado casi minuto a minuto mientras leía tu entrada. Muchos ánimos. No sé cómo se sentirán los demás, yo creo que nunca recordaré esos años con nostalgia pero si con la sensación de haber intentado lo que quería, haberme caído y levantarme, una vez y otra vez y otra vez… sin duda la mejor parte son los amigos que sobreviven a la oposición y los que te encuentras por el camino, que te entienden sin palabras. Lo dicho, muchos ánimos.

  2. Marisol dice:

    Hola Marta, llegué aquí buscando motivación ya que voy a empezar a preparar oposiciones de Secundaria por la especialidad de FOL. Yo también estudié derecho y he estado trabajando en la Administración como interina dando tumbos de acá para allá, y ahora con casi 41 he decidido intentar conseguir algo estable. Tengo cargas familiares y poco tiempo pero mucha ilusión, y te aseguro que leerte me ha ayudado mucho. No puedo dedicar a ésto tanto tiempo como tú por mis circunstancias, pero espero aprovechar el que tengo, además mi oposición es de una dificultad media, no llega a judicatura. Salen pocas plazas pero salen, eso es lo importante. Luchemos por ello, día a día. Somos muchos, pero tú, o yo misma podemos marcar la diferencia.
    Te dejo un vídeo de tantos que hay por la red para motivar:

    Muchas gracias por compartir tu lucha y hacer que no nos sintamos tan solos e incomprendidos. Volveré a visitarte. Un abrazo y mucha fuerza. Marisol

    • hOLA Marisol!!!!!!!!!!!!!! Cómo me alegra entonces que hayas dado con este pequeño Blog 🙂 Nunca es tarde para hacer lo que verdaderamente tenemos que hacer en nuestra vida. Todos lo acabamos descubriendo, tarde o temprano, y desde ese momento es una obligación, al menos, intentarlo. O eso creo yo 🙂 Te dejo por aquí mi correo por si quieres preguntarme algo o tienes alguna sugerencia: lamejormaneradepredecir@gmail.com Un besazo!!

  3. Santiago dice:

    Me parece un artículo que expresa muy bien todo lo que hay que poner de uno mismo (y de los que te rodean) para conseguir un objetivo/sueño. Además de una forma muy positiva y enriquecedora para el que lo lee. Sin embargo, tengo que decir que me da mucha pena que haya tantos jóvenes (muchos de ellos muy cualificados y capacitados), cuyo sueño en la vida y a esas edades sea lograr un puesto fijo para siempre.
    Por un lado, ¿esa no es edad de arriesgar? ¿de innovar? ¿de tener inquietud por saber, descubrir cosas y gente nueva, vivir nuevas experiencias? ¿de aportar vitalidad y entusiasmo? ¿dónde queda la creatividad, el dinamismo, el pensamiento crítico? Todo ello perdido entre cuatro paredes.
    Y, por otro lado, ¿tiene sentido un sistema que promueve que muchos de sus jóvenes estén encerrados durante tres, cuatro o más años memorizando temas para luego soltarlos como papagayos delante de un tribunal? ¿de verdad eso es útil para ellos o para la sociedad? ¿no son suficientes los conocimientos teóricos adquiridos en la universidad? ¿no serían necesarios conocimientos prácticos? Por desgracia, el sistema español es de los pocos que quedan así en nuestro entorno.
    Desde luego, como sociedad, algo hacemos mal…

    • María dice:

      Hola, Santiago. Te respondo. Esos años memorizando son muy útiles en la vida luego, no es una memoria de papagayo, sino razonada, entendida, lo cual se nota y es lo que valora el tribunal. Luego, en la vida profesional, eso que tú llevas en la cabeza y el otro tiene que buscar, te da la posibilidad de resolver los casos en profundidad y más rápido: eres más eficiente. Además, hay oposiciones con ejercicio práctico, como notarías. Esta en concreto, además, no es para un puesto fijo, sino para la profesión más bonita que conozco. Además, el sistema de oposición no está tan en decadencia como dices, por ejemplo en Francia se oposita para casi todo. Es el sistema de selección de personal más objetivo posible: o sabes o no sabes los temas, ahí no cuenta de quién seas amigo. Y por último: créeme, los “conocimientos teóricos ” de la universidad no son suficientes.

  4. laura dice:

    Me lo he leido, una y otra vez, y lo guardare en mis favoritos, para esos dias duros, leerlo y volverme a levantar! Totalmente identificada! Mucho animo!

  5. delas dice:

    Enhorabuena por la redaccion.
    No suelo leerlos, pero esa etapa me marcó profundamente y 11 años despues de aprobar la tengo presente. Mucho animo. Exito seguro.

  6. Awi dice:

    Hola Marta! He visto tu blog por casualidad al ser compartido por una amiga y debo decir que no suelo leer nada y menos si es tan largo jaja pero al ver que se trataba de oposiciones no me he podido resistir. La verdad que me ha impactado, que me siento muy identificada contigo y cada dia seguro que aun mas, ya que este año he decidido a presentarme a las oposiciones como maestra. Que aunque sea otra profesion, sigue siendo unas meras oposiciones.
    Pues todo lo que te diga es poco, porque me ha encantado esta entrada y que me has sacado una sonrisa tanto a mi como a mi madre ya que lo he compartido con ella.
    Espero que tengas muchisima suerte y fuerza para las batallas que quedan.
    Compartire tu entrada en mi twitter y la mantendre siempre a mi alcance para llenarme de fuerzas en esas ocasiones oscuras que se pasan opositando.
    Un saludo enorme y animo!

    • Hola Awi!!
      Muchísimas gracias por tus palabras!! Y por haberme escrito. Espero que te pueda seguir ayudando este blog en la medida de lo posible. Tú ya me has ayudado a mí con este comentario alegrándome el día!! Un súper beso

  7. Pepe dice:

    Una futura compañera subinspectora supongo!! Esto es un Super artículo de análisis de las entrañas del opositor. Gracias, ha sido reconfortante la lectura 🙂 vamos que me voy a poner a estudiar otra vez y todo, y eso que hoy estaba ya más quemao… jeje Mucho ánimo! Igual te dejo un correillo para ver que tal lo llevas que este camino es muy solitario!

  8. albertorh86 dice:

    Me has hecho volver a esos años tan duros que pasé. Tiempos en los que oía comentarios que me había vuelto loco, días sentado en la mesa comiendo y escuchando el temario por lo auriculares, aislado mientras mi familia hablaba, horas a solas conduciendo escuchando el temario en el coche, dormir por las noches con el temario reproducido en el movil, y así miles de locuras más… pero afortunadamente hoy puedo ver las cosas desde la otra orilla y creeme, que volvería a pasar por lo mismo.

    Mucho ánimo!

  9. Julián dice:

    Pues yo, que empezaba a estudiar a las 5 de la mañana para poder “descansar” un rato a las 12 (empezaba a estudiar de nuevo a las 15.30 hasta las 20.00), me encontraba de vez en cuando con un inspector de hacienda que me preguntaba: “¿qué haces a las 12 en la piscina? ¡Un opositor no puede estar a las 12 en la calle!” Madre mía, es cierto que uno se sentía un fugitivo…. luego apruebas y todos (incluído el inspector)… sabían que lo harías…. es durísimo. A mi me costó el sueño y aún, 12 años después, es mi punto débil. Nadie, salvo tus padres, preparador y compañeros (un abrazo desde aquí) se pone en tu lugar porque nadie se imagina lo que es…. dejar toda tu energía en algo que, continuamente, te preguntas si servirá. Pero, como dice Marta, siempre sirve. Un abrazo (he traido este comentario desde otro post, en le que lo colgué por error)

  10. la oposición es lo mejor que me ha pasado, no sólo porque ahora me dedico a lo que me gusta sino por lo mucho que que me ha enseñado como persona. La oposición te forja el carácter, te hace sacar fuerzas de donde crees que no hay y te enseña a relativizar. El tiempo pasado en el encierro opositoril es algo único que te ayudará a afrontar muchas adversidades en la vida, así que apruebes o no yo ya te felicito porque has ganado mucho sólo con intentarlo. Enhorabuena!!

  11. Carmen dice:

    Hola Marta. Me ha encantado leerte. Me ha recordado un tiempo ya lejano en el que pasé por la misma situación, que describes a la perfección. Como dices hay que pasarlo para saber lo que se siente y lo importante que es la motivación. Yo lo conseguí en el mismo campo en el que tu te estás entrenando. Te deseo que triunfes y mucho ánimo!!

  12. Ying cha dice:

    llorando como una magdalena en la cama…pues en mi caso 9 llevo ya y sin exito,toda mi juventud,la decada de los 20 a los 30 intentando ser policia local. No tuve que elegir opositar pues siempre quiser ser policia asique me vi obligado. Siempre pense que la ilusion me ayudaria pero ya no se si se volvio en mi contra. En cualquier caso lucho por encontrar fuerzas si quedan,yo lo abandone todo,deje la carrera,trabajo a jornada completa pero todo me parecen excusas. La gente te senala e incluso ya te mira con pena por no haberlo conseguido. Y esta una noche mas,acabo de leerte. llego de currar todo el dia y no tenia fuerzas de abrir el temario ni de salir a correr otra noche mas,hace frio,pero me he secado las lagrimas y he bajado a estudiar 10/95 un poco mas…..saludos desde madrid de este zoquete que aun no lo consigue…

    • Todo llegará. Hay una frase que me encanta y que dice: “al final todo sale bien. Y si no sale bien es que todavía no es el final” 😉 Mi madre también me dice siempre (hasta para abrir la cafetera) que “solemos dejar de intentarlo cuando estábamos a punto de conseguirlo”. Y es verdad. En tu caso, llevas tanto tiempo intentándolo que ya no puedes retirarte. Te lo debes a ti mismo aprobar, aunque puede que tengas que echarle un vistazo a lo que has hecho hasta ahora y hacer algo distinto. “Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” leí una vez.
      Te deseo toda la suerte del mundo, de corazón 😉 🍀

      Un mega abrazo!!!!!!

  13. rocio dice:

    Yo tambien soy opositora. Y con familia (pero sin cargas, mi hija, cuando se sienta a ‘estudiah’ con mama, no es una carga, es una motivacion). Comence a querer opositar hace unos años, pero hasta hace poco no decidi dedicarme a la enseñanza… y nada, aqui estamos, opositando que es gerundio, ains.

  14. PLconseguido dice:

    Me identifico totalmente con todo lo que has comentado, solo añadir q después de mis 6 años para conseguir mi sueño por fin lo logre 6 años durísimos, pero llevo 1 año en la profesión q elegí y solo decir q mereció este grandisimo esfuerzo, así q luchar con todas vuestras fuerzas por lograrlo, yo conseguí ser Policía Local.

  15. Rosana dice:

    Me han pasado un enlace para leer uno de tus escritos! Y me encantan todos….me identifico 100%…yo soy opositora, madre de un bebe y mujer trabajadora…asi que imaginate….pero leerte me motiva a seguir! Gracias!

  16. EXCELENTE, TOTALMENTE VIVENCIAL Y REAL EN MI PERSONA. Opositor a Maestro de Primaria desde 2005. GRACIAS, POR TUS LETRAS, POR TU VERBO, POR TU COMPRENSIÓN Y POR SABER EXPRESAR TODO ESTO.
    ¡¡¡SUERTE!!! Que tampoco me gusta como opositor utilizar esta palabra. Un abrazo.

  17. Raul dice:

    Ola marta has dado en el clavo con todo lo que dices,y además me has dado un poco de subidon porque últimamente estoy decaído,llevo seis años opositando,tengo 32 años y dos niños,hace dos años me quede parado y sin embargo sigo en el pie del cañón,creo que como muy bien expones en tu blo cada día te conoces uun poco mas,también es cierto que existen días que piensas ¿donde me he metido?sobre todo cuando me dicen los peques;vamos a bajar un poquito a la calle y por cualquier temita que te tienes que terminar de estudiar le pones una mentirijillas, pero creo que merece la pena y que quien la sigue la consigue
    Ánimo a todos los opositores y gracias por este magnifico y verdadero blo

    • Los pequeños algún día entenderán por qué les decías “no” y te darán las gracias. Todos vamos comprendiendo el valor de los “noes” de nuestros padres a medida que vamos creciendo. Muchísimas gracias por escribirme y, sobre todo, ¡por leerme! Me siento muy halagada con todo lo que me dices y por haber sido capaz de sacar en ti las ganas de comunicármelo. Un abrazo enormey muchísima suerte!!!!!!

  18. Hola marta!
    Has hecho una radiografía de la oposición perfecta.
    Los que hemos vivido esto tenemos unas vivencias en común que sin conocernos nos hacen no ser del todo desconocidos porque hemos tropezado con los mismos obstáculos, llorado en momento similares y nos hemos levantado tras caer.
    Enhorabuena por el blog!!

    • Gracias a tí por escribirme, María! y por leerme! gente como tú, que ya nos habláis desde el otro lado, es lo que realmente hace grande este blog: punto de encuentro entre el presente, el futuro y el pasado. ¡Muchísimas gracias por dedicarme estas palabritas! Mil besos desde Córdoba 🙂

  19. Laura dice:

    Me ha encantado el post. Justo mañana es mi primer día de academia. Me voy a preparar las de jueces y fiscales. Tengo muchas ganas y energía y espero que sea así durante los años.
    Realmente tu post me ha dado más ánimo (porque estoy bastante nerviosa) y fuerza para decir: es lo que creo que quiero, ya que hasta que empiece no se si realmente es lo que quiero, y puedo hacerlo.
    Un besazo

  20. Laura dice:

    Te he descubierto hoy y he enviado un comentario pero se me ha pasado preguntarte esto.

    Que oposiciones te estas preparando y desde cuando? Un besito guapa! Y muuuucho ánimo 📚👭

  21. Cristina dice:

    Me he sentido reflejada como en un espejo! Jeje… Hace nada acabo de aprobar la oposición de letrados de la administración de justicia (secretarios judiciales) y … ¿sabéis que?…en el fondo echo de menos mi rutina, estudiar, los horarios inamovibles, la sensación de que cada día tenía un objetivo claro (tema número x), el silencio, la concentración, síndrome de Estocolmo, imagino. Una vez cruzando el río puedo decir que la oposición te cambia como persona y que muchas de las cosas buenas que tengo (inconformismo, esfuerzo, tesón, compañerismo, perfeccionismo) las he desarrollado y forjado con ella, siempre merece la pena. Muchísima suerte a todos los que estáis en el
    Camino!!

  22. Maramusi dice:

    Empecé al principio de 2010 a estudiar una oposición A2 de la rama financiera. Todo, absolutamente todo lo que pones identifica a un opositor. Casi me ha emocionado…al mismo nivel que el 23 de Abril de 2015, en el que oficialmente me comunicaron que después de años, con un paréntesis en 2013 de absoluta desesperación, había conseguido aprobarla.
    Ninguno de los que estais hoy en medio del camino estais solos, os lo prometo. Nunca desespereis, porque desde la otra orilla la vista compensa con creces. Lo mereceis. Ahora creéroslo y a por ello.
    Un abrazo a la bloguera por poner palabras al sentimiento de lo que es ser un opositor.

  23. Me ha encantado leerte. Ahora mismo estoy en ese punto de: Oh, dios mío, no voy a tener otra vida que los libros y las reglas memorísticas a mi alcance. Y es duro, pero como bien dices, ¡merecerá la pena! =)

  24. Seishi dice:

    Me encanta. Simplemente. Gracias por haberlo escrito.
    Es lunes. Estoy estudiando el MIR. Tengo aún tres temas de neurología que aprenderme hoy y tengo muy pocas ganas y muy poco ánimo. Y me he encontrado esto. Genial. En serio.

    Me voy a estudiar. De nuevo, gracias.

  25. 6 años llevo ya con las opos de bombero, compaginando trabajo, familia y estudio. Y he descubierto mas de mi. De lo que podría imaginar. Seis años viendo la vida de los demás evolucionar mientras tu estás anclado a un temario. Siempre a dieta, siempre entrenando, siempre estudiando. Menos mal que tengo a mi mujer que cada día me recuerda lo orgullosa que está de mi y que en el futuro tendremos mucho tiempo para estar juntos. Mucho ánimo a nis compañeros opositores, y como dice mi esposa lo importante es el camino no la meta

  26. Muy buena entrada. Qué realidad y qué duro proceso. Ánimo a todos aquellos que están en esta situación como yo y gracias a todos los que nos cuidan alrededor 😀 Un saludo!

  27. Gemma dice:

    Me ha encantado! Me he sentido totalmente identificada! Si no hubiera sido por mi familia y mi preparadora jamás lo habría consguido. Aprendí mucho durante esos cinco largos años( y no sólo derecho advo), cultivé la paciencia, la constancia, la perseverancia, la fortaleza… Descubrí q siempre se puede un poquito más, q renunciar a cosas q te apetecen no es tan dificil…
    Tienes razón, siempre merece la pena!
    Mucho ánimo a todos los que estais luchando por una plaza en propiedad, no desfallezcais!!!

  28. :) dice:

    TI ES SIN TILDEEEEE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    (Los monosílabos no llevan tilde a no ser que sea para diferenciarlos entre sí. Ejemplo: tu (adjetivo determinativo) y tú (pronombre)) Solamente hay un ti y no lleva tilde.

  29. ¡¡Qué genial haberte encontrado!!Me ha encantado tu post, tienes toda la razón en todo. Yo a veces creo que no vivo, sólo sobrevivo, y odio la típica pregunta… y cuando te presentas? y eso para que vale? …. Muchas gracias por tus palabras y me ha gustado mucho haberte descubierto, por aquí me quedo. un beso y mucho ánimo valiente!!

  30. Cruzar la orilla ;) dice:

    Me ha gustado tu entrada y tu blog. Felicidades, reflejas muy bien los sentimientos, las emociones y lo que pasa por tu cabeza mientras desempeñas tu trabajo: estudiar y re-estudiar. Recuerdo bien los compañeros de derecho que venían a estudiar año tras año, verano tras verano sus opos en nuestra sala de estudio porque era más silenciosa que la de su facultad. También me has hecho recordar mis opos para el MIR de hace 10 años que por suerte duraron sólo un interminable año. Sólo darte muchos ánimos, las viscitudes de las opos luego son muy útiles para la vida profesional (te hacen más resistente, te ayudan a superarte y a romper límites que no sabías ni que podían existir). Sigue estudiando mucho y que también te acompañe la diosa fortuna en tus exámenes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s