Caelum, caeli. Cielo.

Imagen

 

Ya sé que sólo puedo ver un trocito desde mi ventana, pero me encanta igual.

En una de esas veces que levanto la mirada y suspiro, me he dado cuenta de que es mucho más que color azul. Es la vida misma. Es parte de lo que somos cada uno de nosotros. Vivimos mirándolo constantemente, y marca la diferencia en nuestra manera de vivir los días.

Es el cielo azul. Y el gris. Y el morado. 

Cada día conmigo, esperando a que termine mis temas para volverse oscuro. Y cuando no puede esperarme más, siempre me promete un día nuevo. Es increíble lo libre que me siento con sólo mirarlo. Sabe devolverme eso que me falta. Aunque no supiera que me faltaba.

Me dice que si él puede ser día e iluminar tantas horas es porque también es noche. Que no todo es una cosa u otra. Que los crepúsculos son lo más bello. Que la vida es cambio porque nunca se para, pero siempre da tregua.

A veces aparece con nubes, pero sigue estando ahí. Detrás de ellas. O por encima, si queremos. Las deja estar y pasearse porque es la única manera de que podamos valorarlo cuando está raso. Aunque truene, sigue siendo él. Las circunstancias no lo cambian, sino que refuerzan su presencia cuando éstas se callan.

Imagen

También me deja ver el paso del tiempo. Las horas corriendo sobre las paredes de los edificios en busca de su sombra, la tarde sobre los tejados. Yo lo sigo desesperadamente, pero a veces se me escapa. Irremediablemente.

Y aunque yo sólo ocupo un trocito del espacio, de mi casa y de mi mesa, él se extiende hasta los confines de la tierra. Es el mismo que cubre las alegrías y las penas, los días buenos y los días malos de todas las personas que conozco. Que mientras yo estoy aquí, cumpliendo mi dulce condena, él sigue brillando a pesar de las adversidades, recordándome que hay razones para seguir.

ImagenAlguna vez también me ha dicho que el día que pueda tocarlo, no debo olvidar lo que me costó poder hacerlo. Porque es soñando como se llega, pero es por la vanidad que volvemos y caemos despiadadamente contra el suelo.

Los que por él pasan, tienen que dejarse llevar, pero también saber levantar el vuelo.

Y así somos nosotros: un poco de azul, un poco de lluvia, un poco de sol. Con nuestras sombras y nuestras luces. Pero siempre amaneciendo después de cada noche.

La noche siempre es más oscura justo antes del amanecer.

Imagen

Anuncios
Estándar

5 thoughts on “Caelum, caeli. Cielo.

  1. Celia dice:

    Mirar al cielo y no ver el infinito. Intentar visualizar el fin… y llegar al principio. Inmensidad, es mi palabra de cada amanecer. I es que verás, tengo la suerte de vivir en la costa y estudiar frente al mar. Frente al mar, literalmente y sin exagerar.
    Es abrir la ventana cada mañana, y observar el paraíso. Paraíso por el que me pierdo mientras me tomó solitariamente el café, y a pesar de estar sola con los libros, códigos… siento una agradable y tranquila compañía.Y minutos después, dejándome llevar por el ruido de las olas… Quedo inmersa en nuestro mundo, repleto de artículos, leyes y más leyes. Así, día tras días, sin más cambios que los producíos por la misma marea, sin más noticias que las de tener un tema más y un tema menos. Pero con su compañía, pues es levantar la mirada y, encontrar el aire que me falta, encontrar un mundo lleno de oportunidades… entonces es cuando recuerdo que yo estoy trabajando por la mía.

    Compañera de rutina y de afición, ánimo con las opos, recuerda que 322 es un número finito… Y que cada día estamos más cerca de visualizar ese horizonte que, ciertos días, parecen borrarse ante las retinas de nuestros ojos. A por todas.

    Besos con energía positiva desde Valencia.

    • Qué suerte tener esa pedazo de ventana, que más que,eso, es un pedazo de recordatorio de que la vida es mucho más que libros y que ni los problemas más grandes son ésos ni la alegría más grande tampoco. La vida pasa por encima de cualquier cosa. Gracias por tu comentario, que es un post en sí mismo! He disfrutado leyéndote! 😊 Muaas

  2. Me gustan mucho tus entradas! Quizás tiene tanto éxito tu blog, entre otras MUCHAS cosas, porque dices “en voz alta” lo que TODOS (aquí no se libra ni el que se hace el fuerte ;)) sentimos, y creas un ambiente de empatía y compañerismo que cualquiera es capaz de apreciar. Así que gracias por transmitir tan bien!

    Yo llevo 4 años y medio opositando. Empecé en época de vacas gordas pero se me escapó conseguir la plaza en aquellos tiempos. Después llegó el año sin convocatoria y la convocatoria de 50 plazas con dispensados y la actual de 100 (que está mejor pero no son las 350 de cuando empecé y hay teeela de opositores). Veo como me pasa la vida, tengo casi 28 tacos y, como tu dices, la posibilidad de fracaso o de que nunca llegue a aprobar está ahí y cada vez con la “mochila” más cargada de piedras. Tu blog es muy interesante a efectos de motivación, no obstante, decirte que con el tiempo me cuesta mucho mantener la ilusión y la motivación y por supuesto la ferrea fuerza de voluntad que siempre he tenido y que nunca esperaba que flaquease. Esto al final es la pescadilla que se muerde la cola y que contribuye a la desmotivación….

    Cuanto tiempo llevas?

    Lo dicho, gracias por tu blog porque me hace recordar el por qué empecé con esto y por qué no tengo que dejarlo! No dejes de escribir!

    Un saludo!

  3. Me gustan mucho tus entradas! Quizás tiene tanto éxito tu blog, entre otras MUCHAS cosas, porque dices “en voz alta” lo que TODOS (aquí no se libra ni el que se hace el fuerte ;)) sentimos, y creas un ambiente de empatía y compañerismo que cualquiera es capaz de apreciar. Así que gracias por transmitir tan bien!

    Yo llevo 4 años y medio opositando. Empecé en época de vacas gordas pero se me escapó conseguir la plaza en aquellos tiempos. Después llegó el año sin convocatoria y la convocatoria de 50 plazas con dispensados y la actual de 100 (que está mejor pero no son las 350 de cuando empecé y hay teeela de opositores). Veo como me pasa la vida, tengo casi 28 tacos y, como tu dices, la posibilidad de fracaso o de que nunca llegue a aprobar está ahí y cada vez con la “mochila” más cargada de piedras. Tu blog es muy interesante a efectos de motivación, no obstante, decirte que con el tiempo me cuesta mucho mantener la ilusión y la motivación y por supuesto la ferrea fuerza de voluntad que siempre he tenido y que nunca esperaba que flaquease. Esto al final es la pescadilla que se muerde la cola y que contribuye a la desmotivación….

    Cuanto tiempo llevas tu? Eres de Córdoba no? Yo soy de Sevilla. Lo dicho, gracias por tu blog porque me hace recordar el por qué empecé con esto y por qué no tengo que dejarlo!

    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s