Tonterías, las justas

stoy-malita

Hay muchas cosas a las que una persona que prepara oposiciones no tiene derecho mientras dure su aventura, aunque lo diga la mismísima Constitución. Entre ellas y por ejemplo, el de caer enferma.

Qué lejos queda aquello de encontrarse mal y echarse un rato en el sofá hasta que se pasara. O lo de llorar a moco tendido cuando había ganas. Pero claro, entonces tenía tiempo y ahora tengo temas. Entonces podía permitirme que se me hincharan los ojos y ahora, si se me hinchan, tengo que continuar por donde iba y, encima, con los ojos hinchados. Así que mejor guardar la calma y que no panda el cúnico.

Un opositor tampoco puede permitirse tener una mala tarde, ni que le siente mal un comentario ni, mucho menos, preocuparse por algo. Porque ni se puede parar, ni se puede “rayar”, ni se puede sentar y esperar a que se le pase. Es más, más vale que evite con soltura todo este tipo de situaciones porque al final suele haber, como premio, una buena reprimenda del preparador. Que para eso está, por otro lado. Aunque bien pensado, ni falta que hace. Porque ya se fustiga él solito imaginándose todo tipo de calamidades y desgracias si no llega al número de temas previsto. ¡El mundo se pararía! (como mínimo).

Es paradójico. Antes me quejaba por cosas que ahora me producen risa, y desde que oposito, aunque las razones para quejarme han pasado a ser de verdadero peso, ya no tengo derecho a decirlas muy alto. Algo así como lo que le pasó a Pedro con el lobo. Porque dicen que yo elegí estar donde estoy. Cierto. Pero yo no sabía que estar donde estoy sería como es. Eso también es verdad. Aunque se ve que no es tan fácil de comprender como parece.

Un buen opositor no puede ponerse malo. Tonterías, las justas. ¿Qué dónde lo pone? Pues no sé el sitio exacto, pero se ve que es una especie de mutación que sufren tales individuos en su ADN los primeros meses, porque todos, al cabo de un tiempo, acaban entrando en pánico cuando ven que alguien de casa empieza a tener algunas décimas de fiebre. ¡¿Y si se lo pegan?!

Es algo así como una maldición de la que sólo puede liberarse ganando el juego, a lo Mario Bros: saltando escalones kilométricos  y lanzando bolas de fuego a los que tratan de darse con nosotros en nuestra carrera hacia la cima. Lo importante es seguir ganando puntos, supongo. Y si pillas alguna vida, mejor que mejor. O, para los que son más de Tetris, lo suyo es encajar las piezas que vayan viniendo antes de que acabe el tiempo. Aquí pasa exactamente igual.

Lo bueno de todo esto (siempre lo hay) es que a base de pasar tantas horas conmigo misma estoy llegando al punto de poder predecir con bastante fiabilidad mis momentos de debilidad. Y eso no es una tontería. Porque haberlos haylos, y todo el mundo los tiene, pero no todos son conscientes de ellos.

Y ahí está la diferencia entre los que vencen y los que son vencidos.

Porque no hay mayor virtud que la de conocer los propios defectos.

Anuncios
Estándar

10 thoughts on “Tonterías, las justas

  1. nuncastard dice:

    Mucho ánimo Marta!. Espero que pronto estés mucho mejor.
    Un abrazo.
    p.d: Me encantó la entrada anterior. Yo también tengo una hermana para mí también la mejor del mundo 😉

    • Gracias!!!!! Sí, ya voy mejor. Pero ayer estaba en cama, pensando todo esto, y no quise dejar de ponerlo por escrito. Para que no se olvide!! 😉 Gracias también por la entrada de “Yo soy yo y… mi hermana”. Se estaba duchando y al oírla canturrear, como siempre, me empezaron a venir flashes a la cabeza de los distintos y tantos momentos que habíamos compartido juntas. Y, de nuevo, antes de que se olvidaran, ¡tomé nota! 😛
      Mucho ánimo a tí también ❤

  2. Teresa dice:

    Enhorabuena buena Marta ! Sigue escribiendo , es una puerta para ordenar ideas ,desarrollar pensamientos , percibir u reconocer sentimientos … Y lo mas importante, conocernos a nosotros mismos .

  3. Cuánto te entiendo Marta!!!
    Me encanta leerte, yo soy nueva en estos lares. Además resulta bastante reconfortante no sentirte un bicho raro en este mundo no opositor 😅😅😅. Muchísimo ánimo, un besazo!

  4. Samy dice:

    Cuando preparaba las oposiciones yo también sabía que no debía enfermar. No podía “perder” tiempo.
    Cuando fui madre supe que no debía ni podía caer enferma. Mis hijos me necesitaban.
    Como profesora de Bachillerato intento no caer enferma. Demasiados alumnos/as cuentan conmigo para prepararlos/as y recorrer con ellos/as el camino que les lleva a la Selectividad.

    El cuerpo tiene sus límites, dejémoslo protestar de vez en cuando. No corren buenos tiempos para los héroes ( menos aún para la heroínas).

    Un mega-beso

  5. Hola Marta.
    Esta vez te escribo con retraso, ya que he estado ocupada.
    Muy bueno el post. Desde luego que entramos en un mundo donde ya no podemos perder el tiempo ¡y mucho menos para caer enferma! Pero nuestro cuerpo es así de caprichoso. Espero que ya te hayas recuperado y ánimo.
    He visto en un comentario anterior que tienes página de facebook, te sigo para continuar leyéndote.
    Besos Clara.

    • Gracias, Victoria!!!!! A ver cuándo me desenredo un poco (tengo la convocatoria a la vuelta de la esquina) y público cositas nuevas… Cuando tenga tiempo libre me vas a aborrecer!!! Jaja
      Por cierto, también tengo una página en Facebook que lleva mi nombre, por si te interesa.
      Un abrazo inmenso!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s