Gracias, mamá.

Gracias mama collage

Felicidades, mamás.

A las que estáis buscando serlo, a las que a pesar de todo disteis un paso adelante, a las recién estrenadas, a las más veteranas, a las que siempre lo habéis sido para alguien (diga lo que diga la genética) y a las que sois mamás de mamás.

A las que estáis con nosotros en la tierra y a la que estáis con nosotros desde el Cielo.

Porque sois, sencillamente, extraordinarias.

Una madre es una persona que decidió multiplicar su amor por infinito. Es mucho más que la persona que nos da la vida. Es la persona que nos enseña a VIVIRLA.

Cuando nacemos, nos parece lo más lógico del mundo que esté ahí. Nos da su mano para levantarnos y nos enseña a usar las nuestras para ser nosotros mismos. Luego, vamos creciendo y van llegando las broncas. Algunas de las cuales son y serán las mismas que ellas tuvieron con sus madres y, a su vez, éstas con nuestras bisabuelas. Hasta que con el paso de los años, nos vamos dando cuenta de que, en realidad, era terriblemente difícil hacer lo que ellas hicieron. Y acabaremos dándoles la razón y, en muchas ocasiones, repitiendo palabras a nuestros hijos que un día ellas nos dijeron a nosotros.

Incluso cuando no resultaron ser nuestro modelo a seguir, son nuestra primera referencia, el punto de partida para entender la realidad, y no podemos olvidar nunca el valor que supone decir “sí” a la vida. Todas y cada una de ellas lo hicieron lo mejor que supieron o pudieron. Pero lo hicieron. Y éso, sólo eso, ya se merece nuestro reconocimiento.

Una madre es esa persona que nos hace creer durante muchos años (y algunas durante una vida entera) que el cansancio no existe. Que la ropa se lava sola y se plancha mientras dormimos. Que una casa marcha con facilidad. Que las cuentas siempre salen a fin de mes. Que todo es divertido.

Y sí, ahora y cada vez más me doy cuenta de que todo eso era un poco mentira. Porque a pesar de su condición de superheroínas, son humanas. Y lloran a escondidas. Siguen preocupándose después de decirnos que todo va bien y, aunque parezca que no, se cansan. Tienen un límite.

Por eso, hoy quiero darles las gracias por hacernos creer que todo se puede y que nosotros podemos con todo.

Gracias por proteger con vuestra propia vida nuestro derecho a apuntar con el dedo al cielo. Por cuidar de nuestro derecho a soñar y por pelear nuestros sueños con nosotros. Nadie sabe de lo que es capaz hasta que tu madre te dice que tú sí puedes. Y vas y lo haces. Porque ella confía en ti.

Gracias por cedernos los mejores años de vuestra vida. Por hipotecar vuestro nombre y vuestro tiempo al nuestro. Por levantarnos cuando nos caemos. Por amar sin condiciones (digáis lo que digáis cuando os enfadáis). Por combatir nuestros defectos y por esconder y superar los vuestros. Por ser ingenieras, médicas, psicólogas, maestras, abogadas, camareras, taxistas, directoras, limpiadoras, jornaleras, ejecutivas, chocolateras, veterinarias, empresarias o periodistas (aunque sólo tengan oficialmente reconocido por el Estado uno de estos oficios).

Por todo lo que hacéis y por todo aquello a lo que renunciáis para que nosotros seamos. Por reservaros vuestros miedos para que nosotros tengamos sólo y exclusivamente los nuestros. Por hacer fácil lo difícil. Por desenredar nuestra maraña de pensamientos y por traducir nuestros gestos cuando aún no sabemos bien qué significan. Por conocernos tan bien, aunque nos cueste reconocerlo.

Y, hablando de reconocer, yo tengo que admitir que llevabas razón, mamá: “nunca nadie da duros por pesetas”, “el que la sigue, la consigue” y “lo que no quieras para tí, no se lo hagas a los demás”. Sí, que sí. Ahora sé que hay muchas personas que no me convenían, muchas cosas que pude hacer diferente y muchos disgustos que te pude haber ahorrado.

Pero tú seguiste conmigo a pesar de mis errores, a pesar de la vida.

Y por eso,

GRACIAS HOY, MAÑANA Y TODOS LOS DÍAS.

– FELIZ DÍA DE LA MADRE-

Mamá y yo

Mamá y yo, 1992.

Anuncios
Estándar

5 thoughts on “Gracias, mamá.

  1. Zoe dice:

    Echaba de menos tus entradas!
    Si a mi me emociona como hija,que no les hará a ellas como madres!
    enhorabuena como siempre!!
    Es genial leerte 🙂

  2. Marta dice:

    Me ha encantado! Echaba mucho de menos una entrada tuya 😊 es maravillosa la manera en la que escribes, enhorabuena!! Un beso 😚

  3. ¡Vaya! Me has dejado sin palabras y con lágrimas en los ojos.
    Has descrito su dedicación a los hijos estupendamente. Tienen todos las carreras del mundo aunque les sobran los títulos.
    Nos conocen mejor que nosotras mismas y siempre tienen razón, aunque no queramos reconocerlo.
    Están llenas de ternura, de amor, de cariño. de comprensión. Creen en nosotras y siempre nos alientan desde pequeñas.
    Lo has dicho perfectamente, no solo nos dan vida sino que nos enseñan a vivirla; con sus canciones, sus juegos, sus cuentos, sus cuidados, sus riñas, su preocupación y su dedicación las veinticuatro horas del día.
    Gracias Marta por este post y darme cuenta una vez más de que mi madre no será la mejor pero sí es especial.
    Mil besos y felicita a la tuya por el gran trabajo que ha hecho contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s